ALIMENTACIÓN & PERDIDA AUDITIVA

Siempre hemos escuchado decir que somos lo que comemos, esto debido a que cada alimento que ingerimos contiene una serie de vitaminas y minerales que aportan a nuestro cuerpo nutrientes necesarios para un óptimo desempeño diario. 

Desde el embarazo se viven una serie de etapas y cambios, en donde el desarrollo y el crecimiento del bebé requiere energía y nutrientes a medida que avanza la gestación, por eso la buena alimentación se empieza a convertir en factor fundamental para el desarrollo del embarazo y la salud tanto de la madre como del bebé; ya que una mala alimentación puede generar un parto antes de tiempo, causando prematures extrema, bajo peso al nacer y pérdida de la audición aumentando las posibilidades de padecer infecciones de oído.

Con el paso de los años, nuestro cuerpo presenta cierto deterioro y nuestro sistema auditivo no es ajeno a esta situación. Según la OMS, el 8% de la población presenta algún tipo de hipoacusia y entre los muchos factores determinantes que provocan esta pérdida auditiva, la alimentación es una de ellos.  De acuerdo a diversos estudios una alimentación inadecuada favorece la aparición de enfermedades del sistema nervioso, afectando órganos sensoriales entre ellos, el oído.

Por consiguiente, llevar una dieta equilibrada nos ayudará a tener una vida más saludable y a que nuestros oídos gocen de una buena salud auditiva.

Pero, ¿cuáles son los alimentos recomendados para una buena salud auditiva?

Aquellos alimentos ricos en carotenoides como la zanahoria, el tomate, el maíz, los huevos de gallina, la alfalfa, el salmón y algunos crustáceos, ácidos grasos y Omega 3 que lo podemos consumir en el salmón, el aceite de palma y coco entre muchos otros alimentos, ayudan a prevenir la pérdida de audición en un 30 %, ya que son ricos en antioxidantes y reguladores de la presión arterial, lo que generaría un eficiente riego sanguíneo a la cóclea, que es el principal órgano de la audición.

Los alimentos ricos en vitamina C como la naranja, las fresas, el pimentón, kiwi, no solo son deliciosos, sino que también ayudan a evitar los resfriados, e influyen en la salud de nuestro oído, el ácido fólico presente en diversos vegetales verdes oscuros como el brócoli, la espinaca, en los cereales y legumbres como son las lentejas y garbanzos, cuidan de nuestra capacidad auditiva.

Por último, tenemos la vitamina E, presente en alimentos ricos en antioxidantes tales como las acelgas, el aguacate, las nueces y todos los frutos secos, los cuales estimulan la producción de glóbulos blancos fortaleciendo nuestro sistema inmune y disminuyendo el efecto de la edad en nuestra audición.

¿De que otras maneras podemos cuidar nuestra audición?

La alimentación, aunque cumple un papel fundamental como ya se ha mencionado anteriormente, no es el único factor que se debe tener en cuenta cuando de audición se trata.Por eso, nuestro consejo es cuidar nuestros oídos, mejorar los hábitos diarios y fomentar una buena alimentación, ya que el oído es como una planta que si riegas todos los días se puede estropear y si no la alimentas se marchita.

widex

"REVISA TU AUDICIÓN CON NOSOTROS, CONTACTA UN PROFESIONAL DE LA AUDICIÓN POR MEDIO DE NOSOTROS."

×
×

Carrito