Error
  • JUser: :_load: Unable to load user with ID: 500
Friday, 26 September 2014 23:36

Pérdida auditiva en bebés

Los primeros años de vida conforman una etapa decisiva en la vida de los seres humanos, pues los niños interactúan y son estimulados por su entorno y de esto depende su desarrollo en muchos ámbitos. Por esto es muy importante que ellos escuchen adecuadamente los sonidos ambientales y del habla, que son elementos fundamentales en el proceso de adquisición del lenguaje, del desarrollo del habla y otros tipos de aprendizajes, pues al escucharlos, el niño aprende la manera cómo estos se producen para después reproducirlos por su propia cuenta. Cuando los bebés no tienen acceso a estos sonidos, o no los escuchan correctamente, no desarrollarán lenguaje o lo desarrollarán mal.

Cuando un niño tiene una pérdida auditiva que le impide percibir lenguaje, su libre desarrollo cognitivo y social se verán retrasados, debido a que esto condicionará la participación en la comunidad a la que pertenece, pues las relaciones dentro de ésta se basan en un sentido que el niño no tiene y en una herramienta que no maneja.

Es así que la no detección de una pérdida auditiva en un bebé o la no intervención temprana puede comprometer e influir de manera trascendental el desarrollo integral de los niños, estableciendo una barrera comunicativa que conllevará a problemas de autoestima, aislamiento social y angustia y ansiedad por parte de quienes se encuentran alrededor del niño.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que las dificultades auditivas son un trastorno de salud común en los infantes y sostiene que en el mundo entre 3 y 5 de cada 1.000 niños sufren de pérdida auditiva congénita bilateral y 1 de cada 100 sufre de pérdida auditiva congénita leve a moderada. Además de lo anterior, también reconoce, que el tardío proceso de detección e intervención de las pérdidas auditivas, ocasiona que se presenten en los niños dificultades a nivel comunicativo, personal y social, efectos que se pueden prevenir y disminuir si este tipo de dificultades empiezan a ser detectadas, diagnosticadas e intervenidas en un momento temprano y oportuno.

Es por esto que la OMS y el Joint Commitee on Infant Hearing (Comité Unido por la Audición Infantil) establecen que todos los niños deben ser evaluados antes de los tres meses de edad y si es necesario adaptarles un audífono debe hacerse obligatoriamente antes de los seis meses de edad, pues si ellos no logran desarrollar lenguaje en este periodo, perderán elasticidad neuronal y no podrán desarrollarlo después.

Si usted sospecha que su bebé no escucha bien, solicite una cita con nosotros para evaluarlo y poder intervenirlo a tiempo si es necesario, pues esto permitirá que él tenga un desarrollo igual al de un niño normoyente, lo cual impactará de manera muy positiva todos los ámbitos de su vida.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Contáctenos

Sede Cali

Carrera 42 No. 5C-95
PBX: (2) 551 81 08 / FAX: (2) 551 81 24

Sede Bogotá

Carrera 7 No. 119-50 Local 2 / Usaquén
Tels: (1) 742 1652 - (316) 575 4281